jueves, 4 de octubre de 2007

Camara de fotos ideal para viajes (Canon Ixus 70)

La Canon Ixus 70 es una cámara ideal para viajes. Es muy compacta, pequeña y ligera, pero al mismo tiempo ofrece grandes prestaciones.

En viajes largos, sobretodo si vas de "mochilero" o por libre, se agradece una cámara que puedes llevar en un bolsillo sin que llame la atención y que puedas usar en cualquier momento. Frente a las cámaras reflex digitales que tienen características más avanzadas, la Canon Ixus 70 tiene todo lo que vas a necesitar en la mayoría de los casos, y nada más, con lo que no pagas ni "llevas a cuestas" más de lo que necesitas. Aunque en el caso de una cámara de fotos para viajes el diseño no es una variable importante, esta es una faceta muy cuidada.



Los controles de la parte posterior tienen aspecto y funcionalidad habitual en muchas cámaras, lo que facilita su utilización.



El menú de la cámara está en muchos idiomas, por supuesto el castellano es una de las opciones



Una característica muy útil es la programación del temporizador, que permite elegir entre distintos lapsos de tiempo, así como el número de disparos que se realizarán.



La grabación de video y sonido es otro punto fuerte de esta cámara, y una característica que muchas reflex no ofrecen. La máxima calidad es 640x480 a 30 fps. También existe la posibilidad de grabar video con intervalos de 1 ó 2 segundos, de la misma manera que graban muchas cámaras de seguridad.


























Características
Megapíxeles 7,1
Zoom Óptico 3x
Zoom Digital 4x
Panatalla LCD 2,5"
ISO (max.) 1600



Cámara de fotos para aventuras y viajes

martes, 2 de octubre de 2007

Venecia desde el Gran Canal

Para entender un poco mejor Venecia y ver la parte más suntuosa de una ciudad que en su época de plenitud fue una de las más ricas del mundo, es obligatorio navegar el canal. La opción de la góndola puede demasiado demasiado turístico, así que lo más apropiado puede ser usar el Vaporetto.

vaporetto, Venecia


Entonces se pueden ver edificios de una belleza arquitectónica única y que explican el esplendor que conoció esta región.












Otra referencia de la ciudad es el Puente Rialto, bonito tanto desde el canal como cruzándolo por encima. Está lleno de puestos para comprar recuerdos.

Puente Rialto desde el canal, Venecia

Plaza de San Marco y Palacio Ducal (Venecia)

La mayor atracción de Venecia, sin duda, es la plaza de San Marco. Es enorme y constituye el entorno ideal para la basílica de San Marco y el Palacio Ducal, dos construcciones de distinta época pero de igual belleza.

Basilica San Marco, Venecia

Palacio Ducal, Venecia

video

Las vistas desde la plaza a la otra orilla del canal son preciosas, destacando la Iglesia de Santa María della Salute.
Santa María della Salute

Llegada a Venecia

tren-venecia
Venecia es una ciudad única, con unos edificios singulares en un entorno único y mágico. Una ciudad de fantasía con sus canales y sus góndolas.

Al salir de la estación te ves inmerso en un ambiente diferente. Pero también te golpean otras sensaciones, un calor increíble y una humedad insoportable que hacen que la mochila se pegue a tu cuerpo y pese como si llevaras un saco de piedras. Llegué sin reserva de alojamiento, y eso en una ciudad tan turística como Venecia no es muy recomendable. Pregunté en la oficina de información y pronto encontré un camping en Mestre (a pocos kilómetros de Venecia) y con servicio de autobús propio a la estación de autobuses (muy próxima a la de tren).

tren-venecia

En todo el viaje no me había alojado en un camping y creo que fue un acierto, por el cambio y por los servicios extra que había. Para combatir el calor nada mejor que un buen baño en la piscina y luego un rato al sol a descansar. El camping ofrece alojamiento en tiendas propias ya montadas, con lo que sólo necesito mi saco para estar muy a gusto. El precio también es muy competitivo, 14 euros al día a los que hay que sumar 1,50 euros por trayecto en el autobús.


tren-venecia

Compañeras de viaje

Una de las mejores cosas de viajar es conocer a gente. En el trayecto de Berna a Venecia conocí a Lynn y Janet, dos Surcoreanas que estaban viajando por Europa.

Es gracioso que los asiáticos elijan nombres occidentales cuando viajan por Europa para facilitar que la gente memorice sus nombres. Lynn era estudiante de Español y hablaba bastante bien, con un acento muy simpático. Les había encantado España, sobretodo Barcelona y Granada, y les daba la sensación de que habían pasado demasiado rápido. Pensaban volver pronto porque les había fascinado.




Nos intercambiamos los correos y sigo en contacto de Lynn, que ahora está estudiando en Estados Unidos.